¿Realmente existen las organizaciones? ¿Son algún tipo de ser pendiente de que la ciencia de la taxonomía pueda clasificarlo?

La respuesta a estas preguntas es un NO categórico. Según mi opinión, las organizaciones NO existen, lo que existe son PERSONAS que forman organizaciones. Desgraciadamente no son conscientes. Y lo que es peor, la mayor parte de las organizaciones están estructuradas de una forma jerárquica que lastra su desarrollo, sobretodo cuando los cambios del entorno son constantes y cuando la capacidad de innovación es crítica para la supervivencia.

La forma de trabajar en el siglo XXI ha cambiado radicalmente, hemos pasado de una época industrial en la que el modelo fue la cadena de producción, a un modelo de “trabajo del conocimiento”. Hoy la cadena de mando no funciona, la motivación a base de incentivos extrínsecos, ya sean positivos o negativos, no es efectiva. Las organizaciones de hoy necesitan equipos de trabajo que estén formados por líderes. Líderes que por encima de cualquier otra consideración quieren sentirse parte de un proyecto que de sentido a su colaboración.

Elige un trabajo que te guste, y nunca tendrás que volver a trabajar en tu vida. Confucio.

Simplemente, necesitamos organizaciones que crean firmemente en las personas y que sean capaces de tratarlas individualmente como líderes.

Organizaciones sanas

Dado que las organizaciones son el resultado de la suma de la efectividad de cada una de las personas que la componen. Queda claro que una de las principales necesidades organizacionales es la mejora de la efectividad personal. Las organizaciones sanas necesitan personas que piensen y que resuelvan problemas complejos, necesitan líderes. Ya no necesitan seguidores que simplemente repitan fielmente las instrucciones de un jefe. Hoy sobran jefes y faltan líderes, hoy todas las personas de una organización tienen que liderar al margen del cargo. (Os aconsejo leer el libro El líder que no tenía cargo de Robin Sharma)

¿Cómo pueden mejorar las organizaciones la efectividad personal?

La respuesta es la motivación.

Por desgracia, para las organizaciones jerárquicas, ya NO funciona la vía fácil de la motivación extrínseca.

Motivación extrínseca: La motivación de la persona no está en la acción que realiza en sí, sino en lo que recibe a cambio. Cuando la motivación es positiva, dinero u otra recompensa. Cuando es negativa, castigo u otra penalización.

En la época del trabajo del conocimiento, la motivación intrínseca es la única capaz de mejorar la efectividad del personal.

Motivación intrínseca: La motivación de la persona está en la acción por la mera satisfacción de hacerla, sin necesidad de ningún incentivo externo.

¿Cuáles son los principales motivadores intrínsecos?

Los principales motivadores intrínsecos son los siguientes:

  • Autonomía
  • Maestría
  • Propósito

Veamos que significa cada uno de estos motivadores…

Autonomía 

Se refiere al impulso que nos permite dirigir nuestras propias vidas. Las organizaciones tienen que entender que las estructuras jerárquicas ya no funcionan tal y como las hemos conocido. Se necesita dar libertad y autonomía a nuestros equipos de trabajo.

Entiendo que para muchos directivos esta nueva situación produce vertigo, a otros soltar las riendas puede producirles miedo e inseguridad, pero está claro donde terminarán si no toman las decisiones correctas. Existen muchos ejemplos de empresas punteras que han optado por este tipo de motivación. Google permite a sus empleados que dediquen un 20% de su tiempo a proyector personales y empresas como LinkedIn han seguido su estela. Richard Branson ofrece vacaciones ilimitadas a sus empleados siempre que cumplan con sus objetivos.

Otro ejemplo interesante es lo que ocurrio con la enciclopedia Encarta de Microsoft frente a la actualmente famosa Wikipedia. Como todos sabemos, Encarta desapareció a pesar de todo el modelo de motivación extrínseca impulsado por Microsoft, y fue Wikipedia la que ha sobrevivido basada únicamente en un modelo de motivación intrínseca de todos los que participan en su construcción y mantenimiento.

Maestría

Se refiere al deseo que todos tenemos de ser mejores en algo que es importante para nosotros. Está relacionado con nuestras pasiones, con aquello de lo que nos sentimos orgullosos de realizar.

Cuando una organización facilita la formación de sus equipos y les permite desarrollarse, cuando el aprendizaje es parte de la cultura y el error es tan solo el camino hacia la excelencia, entonces queda claro que la organización apuesta por el crecimiento de las personas.

Propósito

Se refiere a la intención de hacer lo que hacemos por algo superior a nosotros mismos. Es muy importante que las organizaciones puedan compartir una misión, ya que de esa forma las personas se concentrarán en desarrollar sus capacidades para alcanzar esa misión.

Para finalizar…

Un pequeño diagrama mental con las ideas clave de la entrada y que me ha sido útil para su estructuración.

Diagrama mental con las ideas claves de la entrada.

Seguidamente os dejo la excelente conferencia que me ha inspirado para la realización de esta entrada en el blog. Se trata de una TED Talk de 2009 de Daniel Pink titulada “La sorprendente ciencia de la motivación”. Os la recomiendo ya que no tiene desperdicio.

 

Categoría:
Liderazgo, Organización, Reflexiones
Etiquetas:
, , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: