Planificador o Procrastinador

Estas dos palabras generalmente identifican a personas con actitudes muy diferentes en el momento de enfrentarse a sus retos y objetivos. Es cierto que si únicamente nos limitamos a planificar tampoco llegaremos muy lejos, por eso aquí me refiero al «planificador» comprometido, ese que ejecuta con determinación todas las tareas marcadas. Por otra parte, por procrastinador entiendo ese tipo de persona que siempre está retrasando y postergando la acción a un futuro más o menos lejano.

Y aunque no siempre actuamos de la misma forma y podemos mostrar una actitud u otra en determinadas ocasiones, por lo general, tendemos mayoritariamente por una de ellas.

¿Planificador o Procrastinador?
¿Planificador o Procrastinador?

¿Cuál es tu actitud prioritaria?

En tu caso, por cuál de las dos actitudes te inclinas principalmente, por el planificador o por el procrastinador. Lógicamente la actitud correcta es la del planificador, pero existen muchas personas que son procrastinadores por naturaleza, o que generalmente optan por esa actitud.

Veamos un poco más en detalle cada una de ellas. Empecemos por la actitud incorrecta.

Procrastinador

Modus Operandi del Procrastinador
Modus Operandi del Procrastinador

El procrastinador es ese tipo de persona que cuando tiene una fecha de entrega a medio / largo plazo se relaja y básicamente no hace nada, siempre encuentra otras cosas para hacer, incluso se toma la licencia de perder el tiempo indiscriminadamente.

🤪 «Siempre hay una serie que ver en Netflix». 😴 «Una buena siesta tampoco va mal».

La sobre estimación del tiempo es otro de sus problemas, piensa que puede hacer muchas cosas en un tiempo limitado y llegado el momento la única opción que le quedará será bajar la calidad del producto o retrasar la fecha de entrega.

Cuando se aproxime la fecha de entrega todo se disparará y el estrés se elevara por la nubes. Y sí , los fallos y errores se sucederán haciendo que el reducido plazo de tiempo se transforme en un infierno. Resultado, 😱 pánico y eso nos lleva a cometer todavía más errores.

En resumen, entregas deficientes, errores, baja calidad de los productos y sobretodo pérdidas de confianza en nuestras capacidades. Por desgracia, el procrastinador no aprenderá y seguirá sufriendo en las siguientes ocasiones.

Por el bien de nuestra salud, lo mejor es optar por la actitud del Planificador comprometido.

Planificador

Modus Operandi del Planificador
Modus Operandi del Planificador

La forma de actuar del Planificador es completamente diferente. 💪Tras realizar su planificación perfectamente pensada en función de su tiempo y compromisos, comenzará inmediatamente a ejecutar las tareas más complejas.

Su compromiso le llevará a ejecutar su plan sistemáticamente y en caso de toparse con un problema tendrá margen de maniobra para subsanarlo. 😃 En todo momento se sentirá confiado y con energía ya que todo marchará según sus planes.

La fecha de entrega no estará comprometida y podrá dedicar tiempo para añadir detalles que darán a su trabajo un halo de calidad especial ⭐️. A diferencia del procrastinador, su actitud contribuirá a consolidar una marca personal potente.

En resumen

Toma la determinación de tomar la actitud del planificador y cuando detectes que estás procrastinando dispara todas tus alarmas y ponte en acción, el tiempo no perdona.

Y ahora dime, ¿Cuál es tu principal actitud?

Muchas gracias.

¿Tareas Pendientes?

¿Cuál crees que es el mayor origen del estrés que acumulamos?

Creo que cada uno de nosotros tiene diferentes orígenes para su estrés, en algunos casos son las condiciones económicas, en otros el ambiente de trabajo, para otros es un ambiente familiar poco estable, en definitiva cada uno somos un mundo.

Sin embargo, existe un origen del estrés que es común a todos nosotros y ese no es otro que las tareas inacabadas o pendientes de terminar que vamos acumulando.

¿Por qué dejamos tareas pendientes o inacabadas?

Procrastinamos, simplemente dejamos tareas sin terminar o pendientes ya que no nos sentimos suficientemente motivados a terminarlas, o claramente nos desagradan. Es decir, podría tratarse de un mecanismo de defensa, ya que inconscientemente estamos apartándonos de un dolor inmediato.

Ahora bien, esa procrastinación de tareas trae consigo un incremento de estrés que a medio plazo puede derivar en problemas de salud. Por desgracia, el inconsciente no es capaz de anticipar el dolor que sentiremos en el futuro y que no es otro que el que nos ocasionará el estrés.

Tareas pendientes- Estrés

¡Terminad las tareas pendientes!

¿Sigues algún método de organización personal, GTD, ZTD, CAR, quizás una agenda personal?

¿Tienes tareas pendientes? ¿Tienes claro cuáles son?

No te aconsejaré un método en particular, simplemente quiero aconsejarte que realices tres simples acciones para liberar estrés de tu vida. Después puedes decidir si necesitas un método o no.

Los pasos que te aconsejo son los siguientes:

  1. Haz una lista de las tareas pendientes o inacabadas que tienes en este momento. No importa el ámbito de las mismas, familia, trabajo, salud, lo importante es recoger todas en una única lista.
  2. Identifica las tres tareas más importantes de la lista.
  3. Planifica esas tareas y céntrate únicamente en ellas hasta que estén finalizadas. Olvídate por el momento del resto de tareas de la lista.
  4. Repite el proceso cuando finalices las tres tareas.

Es una tarea desagradable…

Lo sé, tener la tarea en una lista no la hace más agradable, pero quiero que pienses en los beneficios que te traerá eliminarla de las tareas pendientes.

Te indico tres acciones que te ayudan a abordarla:

  • ¿Es una tarea demasiado grande? Si lo es, parte la tarea en subtareas y comienza a realizar la primera de ellas.
  • Oblígate a trabajar en la tarea o subtarea por diez minutos, eso te ayudará a romper la inercia que te lleva a procrastinar. Después de esos primeros diez minutos será más sencillo continuar.
  • Elimina las distracciones e interrupciones que estén en tu mano. Desactiva las notificaciones de cualquier tipo, no contestes al teléfono, ya devolverás la llamada perdida más tarde.

Cuando termines una tarea prémiate, tomate un snack, un café, un buen vaso de agua.

Un punto importante, programa descansos para mantenerte fresco. Procura descansar 10 minutos por cada hora de trabajo.

Añade un plus …

Antes de acostarte dedica cinco minutos a pensar en las tareas que has conseguido finalizar y siente cómo ha disminuido tu estrés.

¿Qué opinas? ¿Sigues un método de organización personal o dejas que el estrés te acompañe como una sombra a todas partes?

Muchas gracias

¿Cómo es tu talento?

Nuestro Talento es un GRAN Roble.

“El pequeño libro del Talento” de Daniel Coyle

En mi post anterior hablaba de la diferencia entre habilidades duras y habilidades blandas. Sin embargo, la mayoría de los talentos son en realidad una combinación de habilidades duras y blandas.

Más aún, según Daniel Coyle, nuestros talentos son como un gran roble. Es decir, tienen un grueso y fuerte tronco que soporta a una elevada y frondosa copa. ¿Adivinas cuál es el tronco y cuál es la copa?

En esta metáfora se esconde una de las principales claves de nuestros talentos.

El tronco de nuestro roble

En el tronco de nuestro roble se encuentran las habilidades duras, repetitivas, mecánicas y que necesitamos ejecutar a la perfección. Pero no por mecánicas son menos importantes, a la larga serán las más importantes para desarrollar nuestro talento.

¿Qué sería de un compositor que no conociera las notas básicas y las ejecutará a la perfección con su instrumento?

¿Qué sería del jugador de basket que no es capaz de ejecutar correctamente un lanzamiento a canasta?

Construye un tronco fuerte y después tendrás tiempo de trabajar las ramas.

La copa de nuestro roble

Con un tronco fuerte seremos capaces de sustentar grandes y frondosas ramas, estas en definitiva son las habilidades blandas, las cuales son flexibles y cambiantes.

Son básicamente habilidades que requieren de un gran despliegue de creatividad. Habilidades que sin una liberación de recursos cognitivos, gracias a la automatización de las habilidades duras, serían muy difíciles de conseguir dominar.

Veamos el resumen gráfico de esta metáfora.

Nuestro Talento es un gran roble

Ejemplo. El talento informático

Las personas con talento informático generalmente dominan una buena parte de las siguientes habilidades blandas:

  • Atención al detalle
  • Autodidactas
  • Pasión proactiva
  • Adaptación al cambio
  • Comunicación eficaz y eficiente
  • Comprender el código ajeno
  • Capacidad de abstracción
  • Curiosidad

Sin embargo, a nadie se le escapa que si bien estas habilidades blandas son las que marcan la diferencia, sin una sólida y fuerte base de habilidades duras nuestro talento informático no llegará muy lejos.

Dentro de la habilidades duras de un informático encontraríamos las siguientes:

  • Conocimientos en matemáticas
  • Conocimientos de lógica
  • Ofimática
  • Lenguajes de programación
  • Inglés
  • Conocimientos de sistemas
  • Mecanografía
  • Diseño

Metáfora gráfica del Talento Informático

Habilidades del talento informático

¿Qué opinas al respecto?

¿Te parece lógico? Se que muchos piensan que las habilidades duras pueden ser automatizadas y que lo importante es dominar las blandas, pero pensadlo bien, ¿en serio pensáis que no debemos dominarlas?

Deja un comentario con tu opinión, sería un placer conocerla.

Muchas gracias.

¿Que tipo de habilidad estoy construyendo?

Cuando estás adquiriendo una nueva habilidad lo primero que necesitas saber es de qué tipo de habilidad se trata.

¿Qué tipo de habilidad estoy construyendo?
¿Qué tipo de habilidad estoy construyendo?

Existen básicamente dos tipo de habilidades «duras» y «blandas«

Habilidades DURAS

Las habilidades duras son aquellas que requieren de una GRAN PRECISIÓN. Se deben ejecutar siempre de una forma correcta y rigurosa.

Las características principales son:

  • Son tareas mecánicas, que se repiten siguiendo un determinado modelo o protocolo.
  • Son tareas rigurosas y que requieren de una ejecución lo más perfecta posible.
  • Cuando alcanzamos la maestría hemos de ser capaces de ejecutarlas sin pensar.

Generalmente para las habilidades DURAS se requiere al inicio de un Maestro o Profesor, quien nos enseñará la habilidad, posteriormente el maestro será prescindible.

Ejemplos de habilidades DURAS

  • Aprender a Multiplicar, Sumar, Restar,..
  • Aprender a tocar las notas del solfeo en un instrumento
  • Aprender a dibujar un círculo, un cuadrado, una línea recta

Habilidades BLANDAS

Las habilidades blandas son aquellas en las que el camino a seguir puede ser variable. Las circunstancias y las condiciones particulares alterarán nuestra forma de actuar.

Se requiere de una capacidad de decisión ágil e inteligente. El resultado dependerá de la calidad de las decisiones que tomemos.

Las características principales son:

  • Necesitamos interpretar las condiciones.
  • Hemos de reconocer patrones e identificar posibles estrategias y soluciones.
  • Dependemos de reaccionar con agilidad, interactuando y adaptándonos al entorno.

Para adquirir este tipo de habilidades BLANDAS lo ideal es disponer de un Mentor. El mentor nos orientara y nos aconsejara intensamente cuando estamos adquiriendo estas habilidades.

A diferencia de lo que ocurre con las habilidades DURAS y el profesor, el mentor puede seguir apareciendo de forma habitual cuando necesitemos un consejo u orientación adicional.

Ejemplo de habilidades BLANDAS

  • Desarrollar la solución de un problema matemático complejo
  • Componer una sinfonía
  • Crear una composición dibujística a base de elementos básicos de dibujo

¿Cómo diferenciar una habilidad DURA de una BLANDA?

Al margen de la diferencia anteriormente apuntada con respecto a si es necesario un Maestro o un Mentor, la mejor forma de diferenciarlas es planteandonos las siguientes preguntas.

¿Debe realizarse con la presión de una máquina?

Si la respuesta es Sí, sin duda se trata de una habilidad DURA

¿Depende de reconocer un modelo y tomar decisiones?

Si la respuesta es Sí, sin duda se trata de una habilidad BLANDA

Continuará …

La idea de este post está inspirada en el libro «El pequeño libro del Talento» de Daniel Coyle.

En este pequeño post hemos visto de forma resumida como saber diferenciar entre habilidades duras y blandas. Sin embargo, en el mundo real nada es tan sencillo y las habilidades generalmente están compuestas de otras habilidades más sencillas y que a su vez pueden ser duras o blandas.

¿Qué te parece esta aproximación?

¿Sabes distinguir de qué tipo son las habilidades que posees?

Aunque al final no te decidas a añadir un comentario, piensalo para ti y tendrás una visión más clara de tus habilidades.

Muchas gracias

De Jefe a Líder

Resumen de Mapas Mentales relacionados con la lectura del libro “De jefe a Líder” de Carlos Sandoval.

De Jefe a Líder.

Hacer que las cosas pasen

Carlos Sandoval Precht

Valores

Valores y actitudes principales que transforman a un jefe en un líder:

  • Humildad. Saber reconocer los errores, y tener siempre una actitud de aprendizaje.
  • Coraje. Realizar en cada momento lo que sea necesario al margen de las consecuencias.
  • Empatía. Ser capaz de ponerse en la posición de los demás.
  • Integridad. Pensar, decir y hacer de forma completamente alineada.
  • Confianza. Confiar en nuestro equipo.
  • Perseverancia. No dejar de trabajar para alcanzar nuestros objetivos a pesar de la cantidad de esfuerzo necesario.
  • Autonomía. Ser autónomos en nuestras decisiones.

Resiliencia

La Resiliencia es una competencia importante tanto desde el punto de vista personal como desde el punto de vista de los equipos. Se trata de la competencia que nos permite sobreponernos a la adversidad de una forma efectiva.

En realidad es una forma de abordar la realidad, compleja y difícil, siendo conscientes de los factores estresantes con los cuales tenemos que convivir y amortiguarlos creando a su vez otra serie de factores protectores que nos ayuden a salir victoriosos. Veamos los factores principales:

1.- El buen humor. Está claro que no perder el sentido del humor nos facilita el transito por los problemas.

2.- Propósito. Tener un objetivo y un propósito superior nos ayudará sin duda a superar cualquier adversidad. Que se lo pregunten a Nelson Mandela (27 años encarcelado), o a Víctor Frankl (Que superó el Holocausto de los campos de concentración) y que dijo:

“La vida nunca se vuelve insoportable por las circunstancias, sino solo por falta de significado y propósito”

Victor Frankl

3.- Afecto. Tener personas que nos quieren , escuchan y comprenden.

Mapa mental en base a las ideas extraídas del libro “De jefe a Líder” de Carlos Sandoval.

4.- Reglas claras. Que nos permiten reducir la incertidumbre.

La impronta de un líder

La Impronta de un líder en su equipo es la creación y el cuidado del Buen Clima Laboral, que se consigue fomentando:

1.- El reconocimiento público de los logros.

2.- La retroalimentación constante, basada en un sistema claro de objetivos.

3.- Fomentando el desarrollo de amistades laborales.

Una vez creado ese Clima Laboral positivo conseguiremos que cada una de las personas se sienta:

Aceptada. Integrada dentro del equipo.

Legítima. Con seguridad, respetada y con autoridad ante cualquier otro de representación del equipo.

Capaz. Se siente con poder para:

1- Hacer aportaciones que serán valoradas

2- Retroalimentar, ayudar y apoyar a otros compañeros

3- Con autoconfianza para tomar riesgos en la toma de decisiones.

La verdad es que me encajan las piezas del puzzle. ¿Tiene sentido para vosotros?

Lastima que ya no se hagan tantos puzzles como se debería , ¿qué opinas?

Mapa mental en base a las ideas extraídas del libro “De jefe a Líder” de Carlos Sandoval.

#visualthinking #mapamental

¿Cuál es la importancia de los valores en una organización?

En mi opinión los valores son vitales, hay empresas que quieren ser las más innovadoras, otras las más cercanas, las más proactivas, las que nos simplifican la vida, estos son los llamados valores diferenciales y/o estratégicos, y por supuesto tienen una gran importancia. Sin embargo, No son los más importantes.

Los más importantes son los que forman esa estructura de castillo de naipes que debemos mantener en pie con el esfuerzo y el acompañamiento de toda la organización.

En esa base, que toda organización necesita cuidar, deberíamos encontrar la Transparencia y la Sinceridad, la Seguridad y la Responsabilidad que todos y cada uno de los miembros de la organización deben respetar. Adicionalmente, sobre estos valores principales se tiene que añadir una capa de coherencia entre la intención y la palabra. Es decir, lo que entenderíamos como predicar con el ejemplo.

Es sobre estas dos capas y no antes donde debemos apoyar esos Valores con los que nos queremos diferenciar de la competencia. De otra forma tarde o temprano el castillo de naipes se caerá.

Mapa mental en base a las ideas extraídas del libro “De jefe a Líder” de Carlos Sandoval.

Me gustaría saber tu opinión.

Muchas gracias