La ley de la alternativa excluida

Si te estás preguntando que es lo que dice esta ley, te diré que aunque su texto tiene tan sólo siete palabras, comprender su significado marca la diferencia entre ser una persona de éxito o ser una persona que se deja llevar por las circunstancias y los acontecimientos que ocurren a su alrededor.

Ley de la Alternativa Excluida: Hacer una cosa significa no hacer otra.

Todo podría resumirse en saber como invertir nuestro tiempo.

La ley de la alternativa excluida

” Hacer una cosa significa no hacer otra “

Un enunciado simple pero que encierra una potencia demoledora. Tan demoledora como que es capaz de marcar la diferencia entre lo excelente y lo vulgar.

A pesar de su simplicidad nos indica que:

  • La multitarea no existe: De una forma consciente no podemos hacer dos cosas al mismo tiempo. Para ser excelentes y dar lo mejor necesitamos concentración y foco.
  • El tiempo es limitado: Si existe algo que está limitado de forma irrefutable es el tiempo. Tanto en su extensión como en su oportunidad.
    • Extensión: Aunque en ocasiones los plazos son flexibles, todo tiene un inicio y un fin, incluso nuestra propia existencia. Está muy claro, un día tiene 24 horas.
    • Oportunidad: Cada cosa, cada acción tiene su momento, si la dejas escapar quizás ya nunca se vuelva a presentar y si retorna, con toda seguridad, será de forma diferente a la anterior ocasión.

El tiempo

El tiempo es sin lugar a dudas el recurso más escaso que tenemos, y a su vez el recurso que mejor repartido está en este mundo.

Es el más escaso ya que no se puede comprar, ni encontrar tiempo adicional. Más aun, ni siquiera sabemos cuanto tiempo tenemos a nuestra disposición.

Es el que mejor repartido ya que  todos disponemos exactamente de las mismas 24 horas al día, y por lo general, excluyendo casos extremos, tenemos una gran libertad de elección en cuanto a como invertirlas.

Sin duda alguna, la manera en que administres tu tiempo será clave para conseguir alcanzar ciertas metas, o será la razón por la cual no logras conseguir cumplir con otras.

Liderazgo

El liderazgo tanto desde un punto de vista personal como profesional, tiene que tener como una de sus principales responsabilidades el establecimiento de prioridades, y la focalización de nuestros esfuerzos en las tareas que nos permitan alcanzar las metas más importantes. Sin un liderazgo que contemple esta responsabilidad tendremos un grave problema de estrategia y avanzaremos sin rumbo.

El problema de muchas organizaciones y de sus líderes es la falta de priorización. En una cultura en la cual todo es prioritario o urgente, todo deja de serlo y la estrategia va a la deriva. Dado que no existe una priorización efectiva, estaremos cambiando el foco constantemente y el resultado a medio plazo es el caos.

Quizás una organización pueda vivir en un estado de continuo caos durante un tiempo, pero sin duda este estado terminará minando la moral de los equipos, y tanto la eficiencia como la eficacia mostrarán una tendencia negativa. No sólo eso, las personas estarán en un continuo estado de estrés.

A nivel personal, también necesitamos ser lideres. Para mi es la parte principal de lo que se denomina Marca Personal, y como si de una empresa se tratara, necesitamos establecer prioridades. Por lo general las aplicamos de forma inconsciente, pero priorizarlas de forma consciente nos ayudará a mantener una alineación entre nuestras pasiones y nuestras acciones, al tiempo que nos permitirá evitar muchos problemas.

Buenos y malos hábitos

Los buenos hábitos son el esqueleto sobre el que se sustentan nuestros valores y son claves para maximizar nuestro tiempo. Una rutina matinal de hábitos positivos nos permitirá establecer un estado mental para desarrollar nuestro potencial a lo largo del día, y una rutina al final del día nos ayudará a cerrar el círculo antes del descanso nocturno.

Así mismo, me parece clave marcar metas para la eliminación de los malos hábitos. Estos sin duda son aquellos que en muchas ocasiones nos hacen perder o desperdiciar ese tiempo que es irrecuperable.

Una metodología

Establecer una metodología propia ayuda a conseguir hacer las cosas de la forma correcta. Evitar en la medida de lo posible desperdiciar nuestro tiempo. Eliminar la deuda técnica de nuestra vida, en analogía a la metodología ágil, al final todo consiste en emplear nuestro tiempo de forma que intentemos aportar el máximo valor en cualquier momento.

Los pasos fundamentales de la metodología base son:

  • Seguir un sistema de planificación. 
  • Dejar espacio a la reflexión.
  • Priorizar en base a una estrategia a largo plazo.
  • Actuar. Toda idea sin acción es simplemente una ilusión.

Acción

Acción, acción y acción. Sin acción no existe nada. Podemos pensar y planificar lo que queramos, pero sin acción todo se reduce a nada.

Última nota

No quiero parecer egoísta, pero lo cierto es que este contenido es una forma de recordarme a mi mismo cual es el camino correcto, y tengo que confesar que no es nada fácil. Lo que si puedo asegurar es que estoy trabajando en ello.

Muchas gracias.

Un comentario en “La ley de la alternativa excluida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s