Gratitud Auténtica

Me gustaría compartir con vosotros un concepto muy sencillo y que sin embargo en algunas ocasiones nos cuesta mucho de reproducir en nuestras vidas.

Se trata de expresar la gratitud auténtica por todo aquello que tenemos y a todos aquellos que tantos beneficios nos proporcionan.

Los 3 aspectos que la componen

Gratitud auténtica

Todos expresamos en más o menos ocasiones nuestro agradecimiento, pero esa es tan sólo la parte visibles del mismo. Existen además dos partes invisibles para los demás, y que son fundamentales para que nosotros podamos disfrutar de los enormes beneficios de un verdadero agradecimiento.

Estos tres aspectos son:

  • Reconocimiento Racional del beneficio. Para poder agradecer hemos de estar atentos a los beneficios que otras personas nos brindan, si no prestamos atención en ocasiones no somos conscientes de todo el bien que nos rodea.
  • Aprecio Emocional del beneficio. Para poder agradecer auténticamente hemos de sentir emocionalmente el beneficio que nos están produciendo.
  • Agradecimiento explícito y voluntario del beneficio. Lo ideal sería poder decirle a la otra persona, “muchas gracias por …” y expresar claramente el beneficio que nos ha producido. Ser explícitos y voluntarios, que el agradecimiento no sea forzado.

Beneficios muy positivos

Para finalizar indicar que expresar gratitud tiene unos enormes beneficios positivos tanto para el que lo da como para el que lo recibe, y lo que es más importante, la gratitud siempre desactiva la negatividad que pueda existir en tu vida.

Muchas gracias por estar leyendo este post, sinceramente te agradezco tu tiempo.

Referencias

Os indico como referencia el libro “Aprendiendo de los mejores 3” De Francisco Alcaide, y en concreto del capítulo referido a Robert A. Emmons autor del libro “El pequeño libro de la gratitud”.

La Gratitud nunca es excesiva

Mirando en retrospectiva, creo que puedo decir con orgullo que siempre procuro trasmitir agradecimiento a cuantos se relacionan conmigo en el día a día. Por ejemplo, siempre termino mis correos de la siguiente forma: “Muchas gracias y buen día”, en algunas ocasiones cambio el buen día, por buenas tardes o noches, pero lo que nunca cambio es el agradecimiento que considero fundamental.

gratitud1

Estoy convencido de que cualquier interacción personal nos aporta pequeños cambios, y la acumulación de estos produce una evolución de nuestra propia personalidad. Esta evolución es la que nosotros tenemos que ser capaces de transformar positivamente para el crecimiento de diferentes ámbitos de nuestra vida.

Leer Más